Personalidad

Cómo saber si soy fetichista

Conocer chicas 405529

Cómo saber si soy fetichista Cómo saber si soy fetichista Por Borja Lopez. Actualizado: 16 enero El fetichismo se caracteriza por dirigir el impulso sexual hacia el uso de objetos inanimados o la observación y manipulación de partes del cuerpo. Estos objetos se denominan fetiches, y por lo general, su uso es inadecuado para un fin sexual. No existe un tratamiento estipulado para el fetichismo, pero los tratamientos que han tenido éxito han sido aquellos que se basan en los principios del aprendizaje. A continuación te presentaremos, cómo saber si soy fetichista.

Tales filias son también muy específicas de cada individuo Deseos a los que dar rienda suelta en la familiaridad. Tal es la definición que ofrece a día de hoy el glosario de la Real Academia de esta tendencia erótica. El doctor Stephen Snyder asegura que al contrario de lo que cree la mayoría, tener un fetiche no tiene nada de advenedizo o extravagante y es algo que ni debería avergonzar a nadie tampoco se tendría que mantener oculto en la pareja. Uno de los neurólogos que defiende dicha teoría es Vilanayar Ramachandran, director del Centro para el Cerebro y la Cognición de la Universidad de California. Parece ser, al mismo tiempo, que la preferencia por dichos lugares tiene que ver con dos factores. Partes del cuerpo El hecho de que muchas personas destaquen la importancia del trasero, los pechos, la boca o cualquier otro factor del cuerpo de un futuro enamorado no es tan solo un simple capricho de su deseo sexual Quienes adoran los corsés, las ligas o la ropa interior elaborada hallan en tales prendas una anticipación de la experiencia sexual Sucede en estos casos un fenómeno similar al de una sinécdoque. Para algunos, una parte concreta del cuerpo del otro simboliza al hombre o a la mujer por entero, y es fundamental que esta cumpla con sus expectativas para que la excitación sexual emerja. Lencería La especial elaboración de la ropa afectividad añade un cierto barroquismo a las relaciones que a muchos hombres y mujeres les resultan fundamentales a la hora de encontrar una motivación para mantener relaciones.

Ese objeto… Esa parte del cuerpo…. No tengas vergüenza a decir que sí. El fetiche es un objeto o una determinada parte del cuerpo -que no tiene que ver con los genitales- que aumenta el deseo venéreo y excita a la persona. Muchos otros filósofos e intelectuales usaron esa palabra y fue finalmente Freud quien empezó a utilizarla para designar un tipo de parafilia: excitación mediante objetos inanimados o partes del cuerpo. Adeudar fetiches, siempre y cuando exista un respeto y no haya una neura enfermiza, no es malo. Hay personas que sus fetiches son complementos de vestir, otras partes del cuerpo o para otras alguna característica o anécdota corporal como un tatuaje o el color de cabello determinado. Es hora de dejar de lado los estigmas que tanto daño han hecho para la salud sexual de muchas personas. Existe una vinculación sexual.

Después de todo, entre otras cosas representa la intimidad. Su objeto de amuleto suele contar con características muy concretas. En cualquier caso, existe evidencia de que muchos fetichistas crearon una asociación importante, a edad temprana, entre una situación específica y su fetiche. Otros fetichistas de la ropa interior fijan su interés en los olores que puede desprender la prenda.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.