Compatibilidad

​La amante de un casado : sus razones personalidad objetivos

Yo busco hombre soltero 125875

En términos generales, las causas aducidas para cometer adulterio son insatisfacción sexual, poco tiempo destinado a la pareja y mucho al trabajo, y en algunos casos, por venganza. También son motivos las disfunciones sexuales, o bien, por una adicción compulsiva al sexo, entre otros factores. De hecho, sorprende que en estas parejas se hable de fidelidad, se discuta sobre ello e incluso lleguen a un posible pacto de fidelidad, cuando ambas partes a su vez, mantienen relaciones extra, ya sea con el cónyuge oficial, o en el caso de las personas amantes, con otras personas, aunque la finalidad de dichas relaciones extra, sea por variadas razones. Ella se ve a sí misma como una redentora, que se también se salva a sí misma a través de esa relación.

También lo tengo por ahí. Trata baza de sexo como de la menstruo, la homosexualidad… y a mí me ayudó mucho. Bueno, mi primer 10 en la ikastola fue en sexualidad; o sea, que el libro me ayudaría en algo. No era por vergüenza, sino que ponía límites, aun que encontré a un chico con el que me apeteció. Llevaba todo super controlado, sobre todo porque no quería ser madre soltera.

De nuestro blog Escribo hoy aqui porque me estaba acordando de mis experiencias con mujeres casadas, han sido pocas, pero suficientes para hacerme una idea. En eso las mujeres y los hombres seguimos siendo muy diferentes, aunque afortunadamente los tiempos van cambiando. A los hombres casados no les importa tener amantes, algunos incluso se van de putas, y en alguien modo esta bien visto por la sociedad. Pero una mujer casada teniendo un amante esta mal visto y por eso quiza les cueste mas. Pero el estar casado no da la felicidad ni tampoco ofrece buen sexo.

Esa fuerza poderosa es el impulso venéreo. El deseo de tener relaciones sexuales es algo que Dios creó dentro de nosotros. No es sucio tampoco malo. El deseo sexual fue abstracción de Dios—no nuestra. El creó esas hormonas dentro de nosotros que hacen que el sexo opuesto nos atraiga. Las relaciones sexuales, como las diseñó Dios, son hermosas. El impulso venéreo no es pecaminoso, pero Dios nos dice que debemos controlar ese ambición.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.