Compatibilidad

365 razones para amarse y revivir el romance todos los días de sus vidas

Conocer un buen hombre 380188

Una de estas facetas la constituye la enseñanza, por ello nos hemos interesado por las paremias relativas a dicha actividad. Unas las hemos recopilado de viva voz, en Valladolid, y otras proceden de las obras señaladas en la bibliografía. Estos refranes señalan, entre otros, los siguientes aspectos: la influencia de las lecturas en la vida de las personas, cual libro leemos, tal vida hacemos, dime lo que lees y te diré lo que piensas. Su efecto positivo, un buen libro en las penas es alivio, libros, caminos y días dan sabiduría, el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho, el mejor amigo un libro, la buena lectura distrae, enseña y cura, La necesidad de la lectura comprensiva, no entender lo que se ha leído, tiempo perdido, leer sin entender, no es leer. Otros ponen de manifiesto el valor de la escritura, por la escritura, lo que habría de olvidarse perdura. Los efectos del estudio, cada día estudiando, pasa el hombre de necio a sabio. El esfuerzo que requiere, el aprender es amargura, el fruto es dulzura, quien mucho duerme, poco aprende. La conducta observada por cada uno obtiene su recompensa, no debiendo el que es desgraciado quejarse. Censura al que habla magistralmente de cosas que no entiende.

Revisa estas 20 frases y juntos reflexionemos sobre la importancia del rol académico. Enseño porque busco, porque indagué, porque indago y me indagó. Investigo para comprobar, comprobando intervengo, interviniendo educo y me educo. Enseñar exige saber oír. Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre. Nadie educa a nadie —nadie se educa a si mismo—, los hombres se educan entre si con la mediación del mundo 4. Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción.

Porque contigo puedo mostrarme tal y como soy. Porque soy libre de amarte y cada día me das motivos para elegir estar contigo. Porque a tu lado no existe la rutina: cada momento cuenta. Porque las cosas que me parecen raras de mí misma, a ti te parecen un encanto. Porque siempre puedo contarte las cosas que me molestan y al terminar me das motivos para anatomía feliz. Porque me hiciste descubrir que puedo amar con todo mi afectividad sin temor a nada. Porque me abriste tu corazón y en él me construiste un hogar. Porque compartes tu vida conmigo, sin dudas tampoco reservas. Porque haces que me sonroje cada vez que me das un beso.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.